Desierto.

 

 
El sol atraviesa el desierto y sobrevive, hasta que la noche, turbia, sedienta de polvo congela el instante. La soledad se viste de espera. Un desierto nos atraviesa. No quiere que le sobrevivamos. El desierto no es la muerte. Es la carencia de ti. Que el silencio del desierto te abra el oído. Que la oscuridad del desierto te abra los ojos. Que la soledad del desierto te abra el alma. Solo el sordo, ciego o el muerto, atraviesa lego las arenas.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s