¿Me conformo o me deleito?

Me hubiera gustado acercar mi vida a la tuya, sin más intenciones que las ilusiones de encontrar alguien nuevo en quien confiar y con quien construir. Pero la vida me puso en un punto del mundo y a ti en el otro. No me ha dado muchas oportunidades.

Pero tampoco he de engañarme, no me ha quitado posibilidades.

Me voy a buscarte. ¿Qué mejor lugar para vivir que justo el extremo opuesto del mundo? El mismísimo Ahab envidiaría, no mi destino, pero sí mi viaje.

Espero que sea un viaje lleno de inocencia y de ilusión. Nada de prejuicios y nada de lamentos.

Hoy estoy aquí. Dentro de unos meses llegaré al otro extremo del mundo y te encontraré… siempre que no hayas emprendido tú el viaje en mi búsqueda.

Anuncios